En el Taller Yuma, 26 estudiantes de 6o grado se encontraron consigo mismos

Nuestros antepasados indígenas llamaron YUMA al río que nosotros conocemos como Magdalena. Como todo en la naturaleza, éste se encuentra en constante movimiento, cambio y transformación. Dichos cambios pueden ser positivos o negativos, dependiendo muchas veces del uso que el ser humano hace de los recursos naturales. Del mismo modo, nuestros jóvenes al llegar al bachillerato se ven enfrentados a muchos cambios en sus vidas, en sus relaciones con la familia, los amigos, la autoridad, las instituciones y por supuesto en su relación con Dios.

 

 

Con el Curso Taller Yuma (realizado en marzo 22, 23 y 24), los 26 jóvenes de 6° que participaron, tuvieron la oportunidad de vivir tres días de encuentro consigo mismos, con el Dios de la creación y con el agua de vida. Agradecemos a ellos y a sus familias por haber aceptado la invitación a vivir esta aventura. Felicitamos a los seis asesores juveniles que sacaron adelante esta experiencia: Danna Arroyave, María Mercedes Barney, Gabriela Estupiñán, María José Perdomo, Martín Carrazana y René Ricardo (todos ellos estudiantes de 10° de nuestro Colegio).

 

 

 

 

 

Como acompañantes de este Curso Taller, Omar Pabón SJ, Mariela Alvear, el Padre José Rafael Garrido SJ y este servidor, damos gracias a Dios por la oportunidad que nos dio de ser testigos de su paso por la vida de estos jóvenes. Confiamos en que esta experiencia pueda dar frutos abundantes en sus vidas.

 

 

 

 

Por Juan Pablo Rodríguez, Coordinador de Curso Talleres y Campamentos Ignacianos.

 

 

Comments are closed.