Domingo de Ramos – Domingo de Pasión – Ciclo C

Por: Gabriel Jaime Pérez, S.J.

mar24En aquel tiempo, Jesús echó a andar delante, subiendo hacia Jerusalén. Al acercarse a Betfagé y Betania, junto al monte llamado de los Olivos, mandó a dos discípulos, diciéndoles: «Vayan a la aldea de enfrente; al entrar, encontrarán un borrico atado, que nadie ha montado todavía. Desátenlo y tráiganlo. Y si alguien les pregunta: “¿Por qué lo desatan?”, contéstenle: “El Señor lo necesita”». Ellos fueron y lo encontraron como les había dicho. Mientras desataban el borrico, los dueños les preguntaron: « ¿Por qué desatan el borrico?» Ellos contestaron: «El Señor lo necesita». Se lo llevaron a Jesús, lo aparejaron con sus mantos y le ayudaron a montar.

Según iba avanzando, la gente alfombraba el camino con los mantos. Y, cuando se acercaba ya la bajada del monte, toda la multitud de sus  discípulos, entusiasmados, se pusieron a alabar  a Dios a gritos, por todos los milagros que habían visto, diciendo: « ¡Bendito el Rey que viene en nombre del Señor! ¡Paz en el cielo y gloria en lo alto!» Algunos fariseos de entre la gente le dijeron: «Maestro, reprende a tus discípulos». Él replicó: «Les digo que, si éstos callan, gritarán las piedras» (Lucas 19, 28-40).

La Semana Santa comienza con el Domingo de Ramos, llamado también de Pasión. En este año el texto para la bendición de los ramos es del Evangelio de Lucas (19, 28-40), y en la Misa se toma del mismo Evangelio el relato de la pasión y muerte de Jesús (Lucas 22, 14 – 23.56), antecedido por un texto de Isaías (50, 4-7), otro del Salmo 22 (21) y otro de la Carta de san Pablo a los Filipenses (2,6-11). Centremos nuestra reflexión en tres temas:

1. De la aclamación “¡Bendito el Rey que viene…!” al grito “Crucifícalo” (Lc 19, 38)

Jesús entra a Jerusalén,  no con arrogancia en un carro de guerra tirado por caballos, como lo hacían los ganadores de batallas militares o los emperadores,  sino manso y humilde, en son de paz y montando un asno, como lo había anunciado hacia el año 450 A.C. el profeta Zacarías (9,9): “Mira que tu rey vendrá a ti… pobre y sentado sobre un asno…

Jesús inicialmente es recibido por “la multitud de sus discípulos” como el Mesías prometido, descendiente del rey David. Pero también la mayoría de ellos lo abandonará, hasta salirse finalmente con la suya los fariseos y los sacerdotes del Templo, que provocarán la condenación de Jesús a la cruz. A la aclamación inicial -“Bendito el Rey que viene…”- le sucederá poco después el grito “Crucifícalo” (Lc 23, 20).

Pero hay un detalle: el mismo Evangelio que al narrar el nacimiento de Jesús se había referido a los ángeles que cantaban “Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra…” (Lc 2, 14), evoca ahora una exclamación similar de la gente que lo recibe cuando entra en Jerusalén antes de su pasión: “¡Paz en el cielo y gloria en lo alto!” A este respecto comentó el anterior Papa Benedicto XVI en su homilía del Domingo de Ramos del año 2010: “Los ángeles habían hablado de la gloria de Dios en las alturas y de la paz en la tierra para los hombres a los que Dios ama. Los peregrinos en la entrada de la ciudad santa dicen: ‘Paz en el cielo y gloria en las alturas’. Saben muy bien que en la tierra no hay paz. Y saben que el lugar de la paz es el cielo”. Lo que aquí va implícito es por ello un anuncio de la resurrección gloriosa de Jesús, prenda de nuestra resurrección futura.

2. “Esto es mi cuerpo que se entrega por ustedes. Esta copa es la nueva alianza sellada con mi sangre, que se derrama por ustedes…” (Lc 22, 19-20)

El relato de la pasión según san Lucas, comienza evocando la cena pascual que Jesús celebra con los doce apóstoles la víspera de su muertes, y en esta misma cena la institución del sacramento de la Eucaristía, “fuente y cumbre de la vida y de la misión de la Iglesia”, como dice el Concilio Vaticano II en su  Constitución sobre la Sagrada Liturgia. Dentro de la Semana Mayor, la Iglesia dedica la tarde del Jueves Santo a conmemorar especialmente tal institución de la Eucaristía como “sacramento de nuestra fe”.

Como lo decimos inmediatamente después de la consagración del pan y del vino que se convierten en el cuerpo y la sangre de Cristo, es decir, en su vida entregada para nuestra salvación, la Eucaristía es el sacramento de nuestra fe en el que anunciamos su muerte, proclamamos su resurrección y expresamos nuestra esperanza en su venida gloriosa (ven, Señor Jesús).

Y como actualización de su sacrificio redentor, este mismo sacramento es el signo del amor de Dios que como tal implica el mandamiento del amor: amor a Dios sobre todas las cosas que debe manifestarse en el amor al prójimo, no sólo como a nosotros mismos, sino como Él nos ha mostrado que nos ama: hasta la entrega de la propia vida.

3. “Realmente, este hombre era justo”

Esta expresión, que corresponde en los dos Evangelios anteriores al reconocimiento de Cristo crucificado como Hijo de Dios (Mateo 27, 54 y Marcos 15, 39), la encontramos en el Evangelio según san Lucas  inmediatamente después de la exclamación final de Jesús: “Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu” (Lucas 23, 46). El título Hijo de Dios, que Jesús se había aplicado a sí mismo al responderles a quienes lo juzgaban en el Sanedrín (Lucas 22, 70), constituye a su vez un reconocimiento de su divinidad.

Reconocer a Jesús como el hombre justo por excelencia es a su vez reconocerlo como el Hijo de Dios -con mayúscula-, porque la verdadera justicia, en el lenguaje bíblico, consiste en realizar la voluntad de Dios Padre que nos invita a ser solidarios con los que padecen la injusticia, hasta dar la vida si es necesario. Y en consecuencia, cuando nos identificamos como seguidores de Cristo con la señal de la cruz -y así lo manifestamos litúrgicamente el Viernes Santo al venerar esta señal y adorarlo a Él crucificado-, estamos expresando que nos comprometemos con la realización de lo que este signo representa. Quienes creemos en Jesucristo como Hijo de Dios, reconocemos que en su pasión y muerte de cruz se cumplen las profecías de los cuatro poemas del “Servidor de Yahvé” escritos hace unos 2.550 años y que encontramos en el libro de Isaías. En el tercer poema, que escuchamos en la primera lectura, el Servidor de Yahvé dice: “Yahvé me ha instruido para que consuele a los cansados con palabras de aliento” y “sostenga a los abatidos” (Isaías 50, 4).

En la segunda lectura (Filipenses 2, 6-11) el apóstol San Pablo dice que el mismo  Jesús que se despojó de la gloria de su divinidad para humillarse hasta la muerte de cruz, fue exaltado con el nombre de Señor del universo. Todo lo contrario a lo sucedido en los comienzos de la humanidad, y que sigue sucediendo, cuando el ser humano cae en la tentación de la soberbia al pretender igualarse a Dios desconociendo su condición de criatura y dejándose dominar por la sed de poder para explotar y oprimir a los demás.

Celebremos esta Semana Santa identificándonos con Jesús que se solidariza hasta las últimas consecuencias con el sufrimiento humano y con todos los que se reconocen necesitados de salvación. Aclamémoslo no sólo como el Rey que viene en el nombre del Señor, sino también como el que tiene este mismo título por haber entregado su vida para salvarnos y hacer de nosotros hijos de Dios a su imagen y semejanza. Y renovemos nuestro compromiso de vivir como tales, cumpliendo su voluntad, es decir, practicando la justicia de acuerdo con su mandamiento del amor significado en la santa cruz, único camino para lograr la reconciliación y la paz en nuestra vida personal y social-.

Written by 

Noticias relacionadas