Misa de la Misericordia.
Colegio San José.

Por: Padre José Rafael Garrido, S.J. Director de Pastoral 

[espro-slider id=12013]

Hoy, muy temprano, los estudiantes de Noveno empezaron distinto la semana. En vez de dirigirse a sus clases como de costumbre iban a la Capilla del Colegio. ¿Qué los invitaba? Celebrar la misericordia de Dios, presente en tantas personas, en el amor que reciben por parte de sus padres, sus hermanos, sus amigos. Ese mismo amor que por estos días profundizan en su Encuentro con Cristo, de donde salen queriendo poner “el amor más en obras que en palabras”.

Con esa invitación terminaba la misa cuyo signo central era el Lavado de los pies, rito que se desarrolla en la misa de la Cena del Señor, el Jueves Santo, pero que decidimos ejemplificar de nuevo, para explicar hasta dónde es capaz de llegar el amor de Dios. Doce estudiantes representaban doce personas distintas de nuestro pueblo: ejecutivos, adolescentes, madres, estudiantes; cada uno en sí mismo como ser valioso que Dios quiere acoger y servir, cuya dignidad Dios mismo quiere lavar con sus propias manos para hacerla limpia, para refrescarla del calor que, como el de hoy en nuestra tierra barranquillera, no queremos que nos seque el corazón.

Así pues, salimos de la misa con los pies más refrescados para caminar de pie y anunciar el verdadero significado del amor de un Dios cuya gloria es el hombre vivo, con plena y limpia dignidad.