El arte de escribir no es fácil y se evidencia en el hecho de que son pocos los que en este tiempo se dedican a tan loable labor. Por ello, es menester destacar que en nuestro Colegio, el Área de Castellano está trabajando con esmero para que los estudiantes lean y se motiven a escribir cualquier clase de género literario, desde cuento, novela, fabulas o leyendas.

El maestro Abdías Polo, por ejemplo, de forma magistral y alejándose de lo que es una clase metódica y tradicional, ha logrado que los alumnos de octavo y décimo grado produzcan textos literarios de mucha profundidad. Se les augura un futuro promisorio en la literatura colombiana.

Una de las estudiantes que se viene destacando en la asignatura orientada por el profesor Abdías es María Fernanda Romero con su poema titulado “La vida sin ti”. ¡Felicitaciones!

“La vida sin ti”

(Por María Fernanda Romero)

Tanta tristeza me causaste que no logro olvidarte

Tanto daño me hiciste, que mi corazón llora por ti

Tanto dolor en mi interior, que mi mente toca el suelo

Tanto es el sufrimiento, que siento que voy a morir.

 

La vida sin ti es como la noche sin estrellas

Como la vida sin cuerpo

Como el sol sin sus rayos

Como revivir a un muerto.

 

Dos charcos de agua son mis ojos

Muchos trozos de vidrio es mi corazón

Tanto daño me hiciste

Y aun espero tu perdón.

 

Constantemente pienso en ti

Constantemente te veo venir

Constantemente te veo sonreír

Y pocas veces te veo mirar hacia mí.

 

Suave como un silbido de verano

Así será tu voz para mí

Rápido como la noche toma el día

Así decidiste partir.

 

 Fría esta la noche

Mucho pienso en ti

Tanta es la desesperación

Que ahora, decido morir.

 

Miedo me da lo que causas en mí

 A Dios gracias lo que viví

Si mal no me acuerdo, también me amaste a mí.

 

¡Crack!, se escuchó mi corazón al verte con ella, ¡qué belleza!

¡Boom!, me vi correr en la fuerte lluvia

Lluvia mojándome, viento soplando

Y mis ojos se nublan.

 

Tiempo después

Puedo olvidarte, ¡ya era hora!

Me hiciste un mal daño

Ahora eres tu quien llora.

 

Deja las mojadas lágrimas

Y sigue adelante

No te detengas en el tiempo

Y busca tu dignidad en el viento.

 

Por Manuel Madrid, Coordinador de Biblioteca