Es el área que se dedica a “recordar”, es decir a “llevar al corazón” la identidad de nuestra Comunidad Educativa, que se funda en Dios como principio y fin de todo lo que hacemos y en una fe vivida de modo consecuente y solidario, en el marco de la Iglesia Católica y desde el aporte de la espiritualidad de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús.